Tramitación de licencia de actividad en la Región de Murcia

Si has llegado hasta aquí es porque probablemente estés pensando en empezar un negocio y no tengas muy claro cuál son los pasos que has de seguir para la tramitación de tu licencia de actividad.

Éste puede ser un proceso muy lento y farragoso, en algunos casos los negocios acaban ejerciendo su actividad mientras sus licencias van a la deriva en el limbo burocrático de los despachos de la administración. Por suerte, hace ya unos años que la administración decidió poner en marcha una serie de mecanismos legales con el objetivo de reducir y agilizar la carga burocrática para la gran mayoría de actividades.

Antes de nada, decir que no se abordan en este texto aquellas gestiones y altas preceptivas que, en paralelo, se han de tramitar junto con la licencia de apertura (suministros, alta de instalaciones, etc.). Tampoco se han considerado, por tratarse éste de un discurso genérico, aquellos requerimientos que de manera particular resultan inherentes al inicio de ciertas actividades: registros sanitarios, registro de núcleo zoológico…

Para empezar, parece obvio que lo primero que necesitarás es un espacio físico donde establecer tu negocio. Desde LHDA, os recomendamos que antes de formalizar un contrato de alquiler o de compra, os dejéis asesorar por un profesional que os de una perspectiva de las posibilidades del enclave desde un punto de vista normativo y de su consiguiente repercusión económica. Existen locales que por sus características pueden requerir de una inversión especialmente costosa a la hora de adecuarlos a la normativa que les afecta, o incluso que la actividad quede fuera de los usos permitidos por el Planeamiento Urbanístico. Conocimiento es poder, así que estar al tanto de estos aspectos puede serviros para descartar dicho local o bien para renegociar el precio del alquiler o la compra. En muchas ocasiones, hemos tenido clientes que se acercan a nosotros una vez han formalizado el acuerdo con el propietario del local y acaban echándose las manos a la cabeza cuando son conscientes del desembolso a realizar para adecuar éste o aquel aspecto del establecimiento. Es importante manejar desde el principio, un orden de magnitud de la inversión inicial necesaria para poner en marcha la actividad, es la clave 0 en el éxito de vuestra aventura empresarial.

Bien, una vez tengo el local ¿qué pasos debo realizar? Esta pregunta no tiene una única respuesta. Para empezar, depende del epígrafe del IAE donde os vayáis a dar de alta. Por ejemplo, supongamos que vuestra actividad tiene un carácter profesional desarrollada por persona física: arquitecto, abogado, etc. Para este tipo de negocio la ley os exime de licencia de apertura, pues se trata de trabajos que se pueden realizar desde el salón de vuestra propia casa. En cualquier caso, que la ley os exima del trámite de la licencia de apertura no quiere decir que vuestro espacio no se deba adecuar a normativa.

Si tu caso no es éste, hemos de acudir a la ley 4/2009 de Protección Ambiental Integrada de la Región de Murcia. Esta ley agrupa las actividades y sus correspondientes autorizaciones en función de la capacidad potencialmente contaminadora que éstas puedan llegar a tener.

En primer término, tenemos que comprobar si nuestra actividad requiere de declaración de impacto ambiental, puesto que este informe preceptivo y determinante del órgano ambiental competente (Comunidad Autónoma) debe de ser previo a cualquier otro tipo de autorización ambiental. Requeriremos de evaluación ambiental, si nuestra actividad se encuentra entre los supuestos establecidos en el anexo I y II de la ley 21/2013, de 9 de diciembre o se realiza dentro de los espacios catalogados por la Red Natura. Será éste nuestro casi si, por ejemplo, queremos montar un cebadero con más de 2000 plazas para cerdos.

Una vez aclarada esta circunstancia, observamos que se definen 3 supuestos a la hora de otorgar la autorización o permiso para ejercer la actividad desde un punto de vista ambiental:

  1. Autorización ambiental integrada
  2. Autorización ambiental sectorial
  3. Licencia de actividad/Declaración responsable

En el grupo 1 y 2 se incluyen entre otras, las establecidas en el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras (ley 34/2007): determinadas actividades industriales, ganaderas, extractivas… o aquellas que requieren del uso u ocupación del dominio público. Supongamos que queremos montar una cementera, por ejemplo, su autorización es competencia de la Comunidad Autónoma y la licencia de actividad queda subsumida dentro del proceso de autorización ambiental.

Sin embargo, la mayoría de los negocios no se encuentran en los supuestos anteriores, para ellos la tramitación se llevará a cabo a través del proceso de licencia de actividad o declaración responsable, tal y como queda establecido por la ley 2/2017 (que modifica a la ley 4/2009) y su competencia es local, es decir corresponde a los ayuntamientos.

¿Cuándo utilizaremos una u otra? Por suerte, la tradicional fórmula de licencia de actividad queda actualmente reducida a un pequeño conjunto de actividades, las definidas en el anexo I de la vigente ley 4/2009. Supongamos por caso que queremos abrir una discoteca. El trámite sería el siguiente:

Para empezar necesitaremos de un proyecto técnico de actividad y de una memoria ambiental que acompañaremos a nuestra solicitud.

La administración deberá someter a información pública el expediente. Proceso tras el cual emitirá el preceptivo informe de calificación ambiental. Este tipo de licencias tienen el inconveniente de que se demoran mucho en el tiempo, la ley establece un plazo para resolver de 6 meses, pero si aparecen defectos de forma o contenido en la documentación presentada, se puede demorar mucho más. Una vez concedida la licencia, deberemos comunicar al Ayuntamiento el inicio de nuestra actividad.

Por suerte, éste solo es un pequeño número de actividades y la mayoría pueden seguir el procedimiento de declaración responsable.

La declaración responsable tiene efecto inmediato, pero sólo se podrá presentar una vez finalizadas las obras necesarias para adecuar el local a nuestra actividad. Deberemos por tanto solicitar previamente el título habilitante en materia de obras, cuestión a la que ya le dedicamos un espacio en este blog. Os recomendamos encarecidamente que no se os ocurra hacer obras en el local sin consultar a un técnico o podéis acabar haciendo costosas modificaciones.

La fórmula de tramitación por declaración responsable supone agilizar la tramitación de la apertura del negocio, pero en ningún caso menoscaba los requerimientos técnicos o normativos aplicables a nuestro establecimiento o actividad.

Aunque el procedimiento es común, la documentación requerida para la tramitación de apertura por ésta fórmula no será la misma según sea nuestra actividad. En este sentido, la ley establece una diferencia entre las actividades que se consideran inocuas y las que no. Dentro del primer grupo se encuentran todas aquellas que cumplen con los requisitos establecidos en el anexo II de la ley 4/2009 (tal como queda modificada por la ley 2/2017).

Si nuestra actividad puede ser considerada como inocua, simplemente habrá que añadir a la declaración responsable un certificado técnico que acredite tal carácter. Éste sería el caso, por ejemplo, de la mayoría de tiendas de ultramarinos.

Si nuestro caso es, por ejemplo, el de un restaurante, nuestra actividad no se podrá catalogar como inocua debido entre otras cosas a las emanaciones de humos a la atmósfera. En este caso, a la declaración responsable habrá que incluir una memoria descriptiva de la actividad y un certificado de cumplimiento normativo.

Puede darse una tercera circunstancia, que nuestra actividad no resulte inocua pero quede incluida en el catálogo de actividades recogidas por la ley 12/2012 y ampliada por la ley 8/2014. En este caso, aunque la actividad no tenga el citado carácter, bastará acompañar la declaración responsable con un certificado de cumplimiento normativo. Este sería el caso, por ejemplo, de un despacho de pan que tuviera instalados hornos con una potencia eléctrica superior a 6,5 Kw.

Volvemos a reiterar que el carácter simplificado que introduce la declaración responsable no exime del resto de obligaciones sectoriales. De especial importancia será la tramitación en la Consejería de Industria de cuantas instalaciones (eléctricas, térmicas, de renovación de aire…) se den en nuestro local, por lo que se habrán de redactar cuantos proyectos o memorias técnicas sean exigidas por ley.

Éstas son, de manera escueta, las circunstancias legales a las que os debéis de enfrentar en la tramitación de inicio de actividad en la región de Murcia a la fecha de redacción de éste post. Esperamos haber arrojado un poco de luz sobre éstas cuestiones tan sombrías, pero si sigues con dudas, ven a vernos.

Share your thoughts